martes, 11 de agosto de 2015

RUMOR

Rumor del viento
casi hiriente, casi calmo
y estas silenciosas aves
en la sombra de tu nombre
susurran cientos de sueños
arrodillados en las pupilas
y agazapados en los labios...

R.M

NO TE AUSENTES PALABRA MÍA

No te ausentes palabra mía -mis labios no saben contenerte...-
Desde el mar donde crecen mis deseos, desde el fuego que devora mis entrañas, te haces agua, luz y sombra, derramando melancólicos cielos en las gritas del alma...
 Más, siempre latente palabra mía, como si el mutismo de tantas voces reviviese tus pájaros y el desamparo de sus vuelos... Y si soñando esperas estelares verbos, y si en el viento hallas desusados vocablos de violínes, tú, no te ausentes palabra mía, que mi corazón vibra primaveras, desafiendo el rostro invernal, que esconde en caricias al olvido...


R.M