lunes, 10 de febrero de 2014

NO QUIERO MORIR DE LUNAS Y OSCUROS SOLES

¿Cuándo fue,  que el sol que derrame sobre tus manos

se hizo oscura noche escurriendo por tus dedos?
¿Cómo fue, que el naciente sol de mis ojos
salitroso se apagó en tus ojos claros?
¿Cuándo fue, cuándo...?

Tan fría está la luna que se abriga en mi boca
y tiembla en su agonía, al filo de mis labios.

No quiero morir de lunas y oscuros soles
pero tampoco sé, si quiero que me salves...

Raquel Martinez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario